Matrimonio Católico

Martes, 19 Agosto   

Según la Iglesia Católica, el origen del matrimonio entre una pareja no es sólo cultural, sino que procede de la misma

naturaleza del hombre en cuanto que -como dice el libro del Génesis (1-27), en la Biblia- al principio Dios los “creó hombre y mujer”.

El matrimonio sería, por tanto, una institución y no un producto cultural cuyas principales características -unidad,

indisolubilidad y apertura a la vida- vendrían definidas por la propia naturaleza del amor entre hombre y mujer que exige a

los esposos o cónyuges amarse el uno al otro para siempre y que alcanza su mayor expresión en el hijo, fruto del amor. Es

por ello que la Iglesia Católica se ha opuesto, desde sus inicios, al matrimonio polígamo, al matrimonio poliándrico y al

matrimonio homosexual.

Para los católicos, el fundamento del matrimonio se encuentra en las siguientes palabras del Génesis:

“Creó Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó, y los creó varón y hembra. Por eso dejará el hombre a su

padre y a su madre y se unirá a su mujer; y vendrán a ser los dos una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una

sola carne”. Una sola carne significa que los esposos se pertenecen en lo conyugable (en aquello que los hace sexualmente

complementarios), que forman una unidad de dos, que son, en lo conyugable, un nuevo ser que recrea el mundo, y ese co-

ser da origen a los hijos.”