Texturas de Invierno

Lunes, 25 Agosto   

Un ambiente de suntuosidad y opulencia no puede jamás dispensar las texturas. Este look es ideal para una fiesta de invierno. Los colores dorado y ámbar deberán ser siempre iluminados con el brillo de velas de igual tonalidad. Las velas pueden decorarse con hojas de filigrana translúcidas y doradas y los centros de mesa deben ser formados por grandes ramos de una amalgama de flores de colores cálidos como el amarillo, el ámbar, el perola y el naranja. Las telas deben ser pesadas, en color ámbar, o marrón, con ricas texturas doradas, sin olvidar los bajo-platos en tonalidades doradas y las copas en vidrio amarilleado. Cada invitado tendrá un pequeño ramo en miniatura, igual al del centro y que se colocará a su lado derecho (frente a las copas). Esta decoración hace una fiesta exquisita y crea a la vez un ambiente cálido y de intimidad muy agradable. Si no te gusta un centro de mesa con flores, lo puedes sustituir por tríos de velas de formas geométricas como cuadrados, manteniendo los pequeños ramos individuales.